Entrevistas


Luz, una nueva amiga - Revista Chiquititas (16/05/2000)


- ¿Qué es lo que más te entusiasma de hacer chiquititas?
Todo. Me entusiasma la nueva experiencia, poder hacer lo que más me gusta que es la actuación, estar con gente copada que te deja crear... Y la experiencia de trabajar con chicos me inquieta y entusiasma al mismo tiempo.

- ¿Qué pensás que va a pasar entre vos y el público?
Espero que se enganchen, que se diviertan con lo que haga el personaje... con la historia, que ellos se identifiquen conmigo para que sientan que estoy cerca.

- ¿Cómo es Luz?
Es muy divertida, muy caradura, es un poco el Robin Hood de los chicos, es muy desenfadada y no tiene historias en decir lo que piensa de una. Aunque está un poco rencorosa con los hombres porque su papá la abandonó en una escuela pupila y lo mismo pasó con un novio que la dejó.

- ¿Y se parece a vos?
Sí, en muchas cosas. Yo no tengo problema en decir las cosas como son, soy caradura y me gusta mucho pasarla bien y divertirme. Aparte, en el secundario también era bastante marimacho, iba a la escuela con la remera de los Redonditos de Ricota y abajo llevaba la de Racing. ¡Mi mamá se volvía loca!

- ¿Hace mucho que estudiás actuación?
Estudié cuatro años con Alejandra Boero, en Andamio 90, al mismo tiempo hacía canto y baile.

- ¿Dónde empezaste a trabajar?
Empecé a trabajar con Pepito Cibrián y Angel Maler, en un musical, David, el Rey, que se hizo en el teatro Liceo y yo tenía el protagónico femenino. Después hice un papel muy chiquito en Verdad Consecuencia y enseguida entré a Verano del '98 con el personaje de "Carla", donde estuve tres meses y ahora Chiquititas.

- ¿Cómo es tu familia?
Lo más: mi mamá, se llama María pero todos le decimos Cuqui, está mi papá Carlos y mi hermano Leo. Todos ellos están felices de verme bien. Lo mejor es que jamás me desalentaron ante esta profesión tan difícil.

- ¿Siempre quisiste ser actriz?
Desde chiquita. Me acuerdo que ponía los casetes de Rafaela Carra, fuertísimos, y me agarraba de los barrotes de las escaleras y empezaba a mover la cabeza de un lado a otro. Siempre quería llamar la atención de todo el mundo. Me disfrazaba, me maquillaba y con eso la pasaba re bien. En fin, y acá estoy ahora, cumpliendo mi sueño.

- ¿Sos coqueta?
Eso sí. Si tengo una salida me tomo todo mi tiempo para sentir que estoy bien: elijo qué ropa me voy a poner, me baño, cuido mi pelo, nunca me olvido de usar mis cremas para tener bien la piel y obvio, el touch final es el perfume.

- ¿Qué tiene que hacer un chico para conquistarte?
Me gusta que la persona sea sincera y respetuosa, esas dos palabras encierran un montón de cosas. No me gustan las personas pedantes, egoístas y claro, me tiene que resultar simpático y con onda.

Revista Chiquititas (16/05/2000)