Entrevistas


Vieron mi parte angelical - Clarín (07/06/2000)


Tiene 23 años y es la nueva protagonista de Chiquititas. Entró por un casting, donde actuó, bailó y cantó, pero ella creyó haberlo hecho todo mal.

- ¿Alguna vez pensaste que vos podrías ser la protagonista de Chiquititas?
La verdad que no. Sentí que tenía una imagen opuesta a la que venían mostrando en Chiquititas.

- ¿Y porqué te presentaste a la prueba?
Porque pensé: “Que me digan ellos que no sirvo”.

- ¿Creías que no dabas una imagen angelical?
No, quizá por una cosa física. Creo que la primera impresión que doy es distinta. Pero los productores supieron ver mi costado angelical.

- Sin embargo Luz, tu personaje, tiene su carácter.
Pero es inofensiva. Se hace la brava, pero de brava no tiene ni un solo pelo. Luz tiene aspecto de mina dura, pero es sólo eso. Y supongo que eso vieron en mi.

- ¿Cómo se dieron cuenta de algo así en las pruebas?
No sé. Me hicieron cantar, actuar y bailar. Y aunque pensé que había hecho todo mal, me ligieron. Un día estaba durmiendo en mi casa, me llamaron y me dijeron: ¿podés venir ahroa? No tuve ni tiempo de ponerme nerviosa. Cuando llegué al canal, Cris Morena me dio un abrazo muy fuerte y enseguida empecé a trabajar a prueba hasta que me dieron el OK definitivo.

- ¿Tuviste que cambiar tu look?
Se evaluó eso en un primer momento, pero después se decidió que me quede tal cual estaba. La personalidad de Luz se muestra con la ropa: es súper masculina para vestirse. Ella no sabe que es sensual. Seduce mucho sin darse cuenta.

- ¿Cuál fue la sensación cuando Cris Morena dejó el programa?
Lo primero que sentimos fue desamparo. Pero ella nos dio una charla antes de irse y nos dejó tranquilos. Además, ahora nos visita siempre y está con lo del teatro. Ya empezamos a ensayar y estrenamos el 1º de Julio.

- ¿Veías Chiquititas antes de entrar al programa?
Últimamente no miraba mucha televisión. Había visto Chiquitias un par de veces porque algunos amigos trabajaron en el programa.

- ¿Cómo llegaste a actuar en tv? Antes de chiquititas trabajaste en Verano del '98.
Fui a un casting con mi carpetita. Me dieron un personaje que iba a durar ocho capítulos y finalmente estuvo tres meses. Era Carla, una chica que estaba internada en un psiquiátrico. Ese fue mi primer trabajo en tv, antes había trabajado con Pepito Cibrián en David, el rey. Lamentablemente, la comedia musical duró un mes y medio en cartel.

- Y cuándo terminaste en Verano del 98, ¿Volviste a los castings?
Todos los días. Me cansé de que me dijeran que no.

- ¿No era desgastante?
Hubo momentos durísimos. Salía de mi casa a las ocho de la mañana con mi carpeta y un bolso lleno de ropa para cambiarme. Yo vivo en San Martín y era como una mudanza diaria recorriendo todo Buenos Aires. Iba de Palermo a San Telmo y de una prueba de publicidad a una de cine. Después de un tiempo me harté y me fui a México con una amiga.

- ¿Cuándo volviste cambió la mano?
Al poco tiempo me enteré de que buscaban gente para Chiquititas. Estuve a punto de no ir, pero bueno...

- ¿Trabajar en Chiquititas era lo que querías?
Lo que yo quería era actuar. Cuando terminé la secundaria ni siquiera se me pasó por la cabeza estudiar otra cosa. Trabajé de promotora para cubrir mis gastos y paralelo a eso estudiaba teatro.

- ¿Cómo fue el encuentro con los chicos del programa?
Los chicos son muy transparentes: o les gustás o te odian. Entonces con ellos decidí ser natural, no tratar de caerles simpática. Y me fue bien. Al principio me cargaban, me tiraban del pelo. Pero ahora ya me aceptan. Es increíble, pero ellos tienen más oficio que yo son los que más me aconsejan.

Diario Clarín (07/06/2000)