Entrevistas


La buena de chiquititas es la mala de yago - Revista Semanario (2001)


En Yago, ésta actriz de 24 años interpreta a dos mujeres: una fría, que quiere casarse con un millonario a punto de morir, y una tímida, que seduce a Facundo Arana. Antes fue la loca de Verano del '98 y la sexy en Buenos Vecinos. Pero en la vida real se identifica con Luz la chica angelical que hizo en Chiquititas.

Puede parecer una mujer angelical y, un momento después, transformarse en una fría y calculadora "viuda negra" dispuesta a casarse con un millonario a punto de morir. Así es Romina Gaetani en la ficción de Yago, Pasión Morena. Esta joven de 24 años, interpreta a una chica que hace el amor furiosamente con el personaje de Norberto Díaz, y luego seduce tímidamente a Facundo Arana. Desde que comenzó su carrera, hace dos años, Romina enfrentó varios desafíos: fue Carla, la loca de Verano del '98, la angelical Luz de Chiquititas, la sexy Lorena de Buenos Vecinos y, ahora, se luce en la novela de Telefé, interpretando alternativamente a Melina y a Cassandra.

- ¿Cómo hacés para transformarte en una misma escena?
Ese es el trabajo del actor, aprender a recrear distintos personajes. Es importante que Melina y Cassandra sean creíbles y que no se note la maldad que estoy haciendo. Creo que lo logro, al menos eso me dicen en la calle.

- ¿Alguna vez te agredieron?
No. Cuando hacía Verano del '98 me gritaban: "Ahí va la loca". Y yo miraba para todos lados, hasta que me daba cuenta de que la loca era yo. Ahora me dicen: "Qué mala sos!".

- Tu primera gran oportunidad te la dio Chiquititas. ¿Cómo es tu relación con los chicos?
Tuve muy buena onda y aprendí muchas cosas de ellos. Me quedó un recuerdo muy lindo. Todavía hoy recibo cartas de los chicos que seguían el programa y me dicen que miran Yago y que les gusta lo que hago. "Ahora estás más linda porque se te ve más el cuerpo", me escriben nenes de 10 años. Los padres, en cambio, me dicen que al principio no los dejaban ver la novela poruqe había escenas fuertes y besos apasionados.

- ¿Sos angelical como en Chiquititas o calculadora como en Yago?
Tengo más papel de Chiquititas.

- Hubo varias candidatas para tu personaje, como Viviana Saccone.
Es cierto, y por eso me enorgullece qu ehayan confiado en mí.

Cuando Romina terminó la secundaria, sabía que quería ser actriz y comenzó a estudiar con Alejandra Boero. Su primer casting fue de la mano de Pepito Cibrián y quedó seleccionada para el protagónico de El rey David. Aún sigue estudiando canto baile, y consultando a un fonoaudiólogo. Asegura que le fue mu difícil encontrar trabajo: "Me pasaba días enteros yendo de un casting al otro sin darme por vencida. Muchas veces llegaba llorando a mi casa, pero , al día siguiente volvía a salir con mi bolsito a recorrer Buenos Aires".

- ¿Tu familia siempre te apoyó?
Sí, a pesar de que ellos no tienen nada que ver con el medio. Mi papá es productor de seguros, mi hermano es arquitecto y mi mamá, ama de casa. Siempre me alentaron y me acompañaron. Son mu gambas.

- ¿Hasta dónde querés llegar?
Trato de no ponerme metas, pero pienso que estoy cumpliendo mi sueño, porque trabajo y he trabajado al lado de grandes actores. Siento que se me cumplió "el sueño del pibe", pero para eso la peleé y me preparé. Tengo bien merecido estar donde estoy.

Romina vive con su familia en San Andrés, su barrio natal, y está ahorrando dinero para comprarse su propia casa. Aunque también invierte lo que gana en viajes: el verano pasado estuvo en Cuba con una amiga y en marzo visitó la Patagonia. En su tiempo libre, le sigue gustando hacer las mismas cosas que hacía antes de estar en la TV: reunirse con amigos, comer asados y leer, porque cree que la fama es efímera. "Hoy todos te conocen y mañana no tenés trabajo y te olvidan. Lo tengo claro. Esto es un trabajo, la esencia del actor es jugar con personajes y transmitir una historia. Las notas, los autógrafos y las fotos son otra cosa", asegura.

- ¿Tenés novio?
No.

- ¿Alguna vez estuviste enamorada?
Tuve dos metejones fuertes, de uno estuve enamorada y del otro, no.