Entrevistas


¡Basta de hacer de linda! Ojalá me toque una fea que escupa - Diario La Razón (01/07/2003)


Romina Gaetani, sin proponérselo, se convirtió en la preferida del público en "Soy gitano". Ella lo minimiza y enaltece la labor de su partenaire, Julieta Díaz. Por otra parte, le teme a los encasillamientos y busca evitar ser presa de su belleza. Asegura no sentirse parte del circo mediático.

Maquillada, con extensiones, elegante y dueña de una figura de esas que no pasan desapercibidas, Romina Gaetani propone, de entrada, para romper el hielo, una apuesta: "Te juego a que si me saco la pintura de la cara, me pongo un jean y un par de zapatillas, y salgo a la calle, no se da vuelta nadie. Te lo firmo". Sabedora de portar un envase ideal, Gaetani tiene la lucidez para mantenerse al margen de todo el runrún que corre en torno a ser una de las actrices calientes de la pantalla chica. "Lo que me interesa es ser talentosa. Y esto no es bla-bla. Lo otro —se señala sus senos— se cae seguro. Por eso yo estudio y estudio para mejorar. También me cuido el físico porque el instrumento hay que mantenerlo afinado, pero priorizo la calidad". En el camarín de Pol-ka, la actriz de "Soy gitano", dialoga con La Razón de manera natural, sin posturas, ni divismos. Relajada, dice ser "amante de la espontaneidad, es lo más rico".

En esta suerte de búnker, que comparte con Julieta Díaz (Mora) y Valentina Bassi (Luz) —compañeras en "Soy gitano"—, Gaetani se convirtió en la preferida del público sin previo aviso. Su amor prohibido con Amador (Osvaldo Laport) desbancó al personaje femenino principal, que en la previa recaería sobre Mora (Díaz). Claro, Romina, por compañerismo, quizá, no está de acuerdo con la inferencia. "Ni ahí creo que hoy eclipse al personaje de Juli... Ella es una actriz genial, la admiro tanto. A mí me da placer estar en un elenco con ella y se lo dije".

- ¿Estás satisfecha con tu Isabel?-
Yo hago mi laburo lo mejor que puedo, me rompo el traste y los resultados están a la vista. Quizá la gente se identifique ahora con Isabel, pero en una tira todo va cambia de un día para otro.

Embuchando un tostado de jamón y queso, Romina dice no sentirse presa de la belleza, aunque a partir de su sensual Isabel surjan propuestas como ir a un programa de radio y parodiar un orgasmo o llegue a sus manos un guión de cine con abundante desnudo y escenas de sexo. "Me aburrieron esos papeles de linda... Ojalá que el año que viene me toque hacer a una policía, medio macho, con pelo corto, afeada y en lo posible que escupa".

- ¿Le temés al encasillamiento?-
Detesto repetir personajes. No quisiera hacer este papel en otra tira, sería muy aburrido. Al encasillamiento le temo hasta un punto, pero depende de mí.

- ¿Te molesta que te llamen para hacer un desnudo o mantener fuertes escenas? -
Pero vale decir que no. Yo amo esta profesión, no estoy en la tele para pasearme en bolas ni para ser famosa a cualquier precio...

- Vos formás parte del programa más visto de la televisión, ¿cómo se hace para estar al margen de toda esa pompa?-
Siendo auténtico. Yo sé con el corazón qué quiero hacer en la vida, no es que estoy aquí porque me interesa ser parte del circo.

Gaetani, con 26 años, llegó a la tele hace cuatro años, lo que le permitió vivir su adolescencia y no caer en los clichés propios de los que son famosos casi desde el vientre. "Lo más claro que tengo es que si en este medio te la creíste, sonaste. Hoy estás en la cumbre y mañana te pegan un ondazo. Y el que es conocido y mira por sobre el hombro al resto, es un tarado, no aprendió un carajo. Pero ojo, que no me hago la superada, sólo soy una mina lógica que está en la tele".

Parte de esa tardía aparición de Romina se debió a que fue rechazada de numerosos castings. "Es un bajón que te fleten pero, bueno, yo seguí para adelante porque sabía que esto era lo que quería. Una vez fui a un casting y me dijeron que para determinado papel tenía que operarme la nariz. Me afectó en su momento, pero hoy tengo mi naricita".

- ¿Te levantarías en el quirófano lo que pueda llegar a caerse? -
(Sale con elegancia). Yo estoy a favor de los retoques, no de las transformaciones.

De novia con el productor Diego Suárez, la actriz que despuntó en "Yago" y "Mil millones", dice que no es difícil seguirle el tren. "Soy una mina fácil, soy una diosa (se ríe), pero hay que laburarme un poco, tampoco soy baratita".

Terminada la nota, una vez en la calle, no pasa un varón sin torcer el pescuezo. Romina perdió por paliza la apuesta.


Isa, la gitana que pone la pantalla en llamas

"Llegué a Soy gitano porque me llamó Adrián Suar cuando estaba trabajando en Mil millones. Me citó en su oficina, desayunamos y dijo que me reveía para el papel de Isabel. Cuando me contó la historia, me encantó, la sentí muy pasional. La vida de los gitanos me despierta curiosidad. Igualmente nosotros hacemos un culebrón no un documental". No pasa por alto su primer desnudo en TV, cuando Isa debió revolcarse "en una de las escenas de mayor temperatura en una tira" con Amador Heredia (un amor prohibido, dado que él es el tío de Isa). "Las primeras tomas con el señor (por Osvaldo Laport) fueron retensas. Estaba muy nerviosa (resopla). Si hubiera querido, habrían puesto a una doble, pero lo pensé una noche de desvelo y me mandé de una. Y salió bárbaro, pero costó, fue un parto. Grabamos esas escenas durante tres horas. Con Osvaldo transpiramos como negros".

Diario La Razón (01/07/2003)



www.000webhost.com