Entrevistas


Necesitaba parar y escuchar mi cuerpo - Revista Gente (16/09/2003)


Hace un mes sufrió un pico de estrés y se descompensó durante una grabación en Pol-ka. Decidió priorizar su salud, se mudó a la casa de su mamá, empezó una dieta sana supervisada por una nutricionista y un tratamiento de relax en un spa. Lentamente, la protagonista de Soy Gitano recupera su armonía, la de su pareja, y recarga las pilas para seguir siento la actriz más hot del momento.

A los 26 años, logró todo lo que había deseado. Éxito, reconocimiento como actriz y fama. Alcanzó la cima de su carrera con su papel en la tira Soy Gitano. Pero estar en la cima da vértigo. En su mejor momento, Romina Gaetani sufrió una crisis de estrés de la que lentamente se recupera. “Necesitaba parar y escuchar mi cuerpo”, explica.

¿Qué le pasó exactamente a la chica más hot de Soy Gitano? Está agotada. Hace un mes tuvo dos episodios de presión baja, se descompensó en una de las grabaciones en Pol-ka y su médico le diagnosticó un estado de estrés agobiante. Romina se tomó sólo dos días y siguió adelante con las grabaciones de la novela. “Pero me di cuenta de que tengo que prestarle más atención a mi salud y aprender a decir no a algunas cosas”, contó. Todo se aceleró a un ritmo demasiado rápido en el 2003 para Gaetani. Después de una tapa explosiva en la revista Gente, la actriz de pelo colorado y labios sensuales apareció en todos los medios. Isabel, su personaje en la novela, ganó protagonismo y encendió el rating junto a Osvaldo Laport. La llamaron para ser chica de tapa de otras revistas y le subieron las horas de grabación: todos los días de la semana, de siete de la mañana a siete de la tarde. La rutina se volvió difícil de sostener: toma clases de flamenco (tres veces por semana), hace gimnasia para mantenerse en forma y visita regularmente a su estilista, Alberto Sanders, para cuidar el color de su pelo. La presión por estar siempre espléndida , las largas horas de trabajo y la creciente exposición jaquearon su estabilidad emocional. Los roces con su pareja, Diego Suárez (director de programas de televisión como Malandras y Tiempo Final), no tardaron en aparecer. Pero Romina no se dejó caer ni se permitió deprimirse. Con la fuerza que la caracteriza, se propuso recuperarse.

Lo primero que hizo fue obligarse a ir dos veces por semana al spa de Susana Noguera, donde le realizan tratamientos antiestrés: masajes, aromaterapia y mucho relax. Siguió al pie de la letra las indicaciones de su médico y consultó a una nutricionista que le dio una dieta balanceada para ganar en salud y energía. Además, suspendió todas las actividades relacionadas con la prensa. “Aunque sé que me conviene para crecer en mi carrera, en este momento tengo que decir que no y poner primero que nada mi salud”, explicó a Gente.

Otro paso importante fue reencontrarse con su novio, quien la apoyó y contuvo en todo momento. Para descansar de a dos, eligieron pasar un fin de semana en el Conrad Resort & Casino en Punta del Este en Agosto. Allí disfrutaron del spa y del fitness center del complejo y compartieron largas caminatas al borde del mar. La pareja está intacta, pero igual Romina decidió dejar el departamento que comparten en Núñez e instalarse por un tiempo en la casa de su mamá, Cuqui, en Olivos. “No hay como los mimos de una madre para poner los pies en la tierra y recargar las pilas”, le habría confiado a una de sus íntimas.

No es la primera actriz en alza que sufre un pico de estrés. Le sucedió lo mismo a Celeste Cid cuando arrancaba Resistiré. También sufrieron el estrés del éxito Araceli, Andrea del Boca, y hasta la mismísima top Susana Jiménez, entre otras. La mezcla de largas horas de trabajo, la presión que genera el alto rating, la obligación de estar y verse bien en todo momento resulta peligrosa y explosiva.

Por estos días, Gaetani tiene un nuevo motivo de ansiedad: decidir si el año que viene continúa como una chica Pol-ka o acepta la propuesta que le hizo Tinelli de hacer un unitario para Ideas del Sur. Ojalá este tiempo de descanso la ayude a tomar esa decisión – aunque, obviamente elegir entre Adrián y Marcelo no la deja desenchufarse – para terminar con todo su gran año en la televisión.

Revista Gente. (16/09/2003)


www.000webhost.com