Entrevistas


A los 26 años, Romina Gaetani se cuida con gimnasia, come sano y visita a la dermatóloga. - Revista Gente (04/11/2003)


Es una de las actrices argentinas que más rating cosechó este año con su actuación en Soy gitano por Canal 13. Tiene un estilo de mujer fuerte y avasallante, pero también puede mostrarse dulce y vulnerable. Su cuerpo es muy armónico y luce las curvas clásicas de la latina con sex appeal. Se toma su profesión con mucha responsabilidad y, en consecuencia, cuida su físico con verdadera responsabilidad, pero sin obsesionarse.

Días interminables. Eso es lo que dice la agenda de Romina. Empieza a grabar Soy gitano a las 8 de la mañana y nunca termina antes de las 6 de la tarde. Se hace tiempo para hacer gym, relajarse, encontrarse con amigos y pensar en todos los proyectos que ya le ofrecieron para el año que viene.


 

Dieta poderosa
Romina cumple con un plan nutricional que le preparó la doctora Diana Chugri, basado en el consumo de proteínas de alto valor biológico. Puede comer todo lo que quiera de carnes rojas y blancas, lácteos descremados, cereales, frutas y verduras. "Lo único que tengo vedado son los fritos, pero no me importa. Tomo dos litros de agua baja en sodio todos los días y complemento la hidratación interna con fucus, una bebida preparada con una base de proteínas obtenidas de algas que impide la retención de líquidos. También tomo mucho green tea asiático. Los fines de semana me doy algún gusto, pero, al tener una dieta muy balanceada y casi sin restricciones, pocas veces me tiento".

Cuerpo de novela
Romina cuida su cuerpo sin sentirlo como un gran sacrificio. "Tres veces por semana voy al gimnasio Fisical de Martínez y hago una rutina con mi personal trainer, Chino Astorga. Hago media hora de spininng y después complementos para fortalecer los músculos de todo el cuerpo.Pero no es lo único. Las piernas son mi punto débil. Tengo que cuidar mucho la circulación venosa y retengo líquidos. Dos veces por semana también voy al Spa Belgrano, en donde me hacen modelación corporal con electroestimulantes, drenaje linfático manual y un tratamiento anticelulítico y antiflaccidez con mesoterapia".

Piel increíble
Romina tiene una piel muy buena, pero ella la cuida mucho porque también la agota bastante con el maquillaje y el calor de los focos en cada día de grabación. Una vez por semana se hace limpieza profunda con exfoliación y revitalización en el Spa Belgrano. Cada 15 días se hace un peeling sin ácidos y con nutrientes que provienen del oro y el cobre para refrescar la piel y quitar el rictus del cansancio. Mientras se realiza los tratamientos en la cara, aprovecha y le hacen reflexología y masajes descontracturantes.

Divina. "Cuidarme y estar bien no es un sacrificio. Se trata de mi salud. La belleza viene desde adentro, se nota cuando alguien se cuida porque se quiere".

Revista Gente. (04/11/2003)