Entrevistas


No soy una mujer fatal - Revista Luz (04/06/2004)


Su mayor desafío profesional es interpretar personajes diferentes a ella. Confiesa que su imagen sexy la heredó de Soy Gitano y que, es una chica sencilla, que no sabe combinar la ropa y que sueña con una familia. Nominada al Martín Fierro como Mejor Actríz de telenovelas, espera ese momento con ansiedad mientras se prepara con todo para ser pareja de Dady Brieva en la ficción.

Dueña de una piel impecable que cuida con constancia y un pelo rojizo protagonista en su estilo, Romina Gaetani dice estar cada vez más lejos de la gitana sensual que interpretó en Soy Gitano, la tira de Pol-ka. El personaje que le valió a la actriz de 27 años, la nominación al premio Martín Fierro -que se entregará el martes 22- en el rubro Actriz protagonista de telenovela. Romina estudió actuación y canto con Alejandra Boero, en televisión participó en Verdad Consecuencia, Tiempo final, Verano del 98 y en Buenos Vecinos. Y fue en sus tres últimos trabajos: Yago, pasión morena, Mil millones y Soy gitano, en los que encarnó a mujeres fuertes y super sexies: papeles de los que ahora siente que necesita despegarse.
Romina llegó a la producción de Luz con un look canchero, cara lavada, jeans, camiseta blanca y botas texanas. Mientras en el estudio la esperaba un séquito de gente que se ocupa de su imagen: Gus Y Gas (Gustavo Kornelakis y Gastón Riffel) quienes se encargan de su vestuario, Mariángeles Calegari de Alberto Sanders, de su peinado y Sebastián Correa del maquillaje. El objetivo: lograr un estilo más natural. "Más semejante a mí –destaca Romina-, yo soy muy relajada…¡muy payasa! Mis amigos y compañeros de laburo me dicen Cacho, porque me pongo a la par de ellos. -A vos te tienen que sacar una foto así. Son mentiras esas fotos sensuales que han salido en las tapas de revistas-, dicen. Y es verdad lo que opinan: el look sexy es todo mentira".

-¿Tuviste miedo de quedar pegada a esa imagen sensual?-
-No, miedo no tengo. De hecho cuando me llamaron, a principios de este año, para algunos proyectos o películas, los rechacé.

-¿Cómo fue el proceso de cambio de imagen para despegarte de la gitana?
-La manos las puso sobre mí Alberto Sanders. Él tomó la decisión de cambiar el color del pelo a un castaño más claro rojizo, que aún no tiene nombre y también hizo otro corte, con flequillo. También la doctora Diana Chubri, que está conmigo a nivel nutricional, me cuida la cara porque me quedó bastante deshidratada luego de las exigencias del año pasado. Mariángeles (del staff de Sanders) me peina siempre y Seba Correa (su maquillador) se encarga de mi make up. Tengo un grupo de gente que me ayuda a estar bien, de buen humor, a lograr una linda imagen cambiada respecto del año pasado, que fue muy fuerte porque se jugó un personaje que no pasaba inadvertido. Este año es diferente porque son otros los estilos de mujeres que tengo como desafío.

Premios y personajes
-¿Uno de ello es el de Seda, la obra que acabás de estrenar en teatro?
-Si, hago una obra de teatro clásica, bellísima, que no es fácil; es de Alessando Baricco, un autor de la hostia, junto a Jorge Suárez, Antonio Ugo y Ana Yovino, con dirección de Francisco Javier. Un personaje diferente en todo. El erotismo que contiene la obra se trabaja y se transmite desde un lugar más poético.

-¿Por qué decidiste hacer Seda?
-Por la calidad de la obra y por la gente con la que iba a trabajar. Hacía rato que no hacía teatro narrado, había hecho musicales con Pepe Cibrian o Chiquititas, pero después nunca más. Me pareció que volver a las tablas con un proyecto de tanta calidad era un golazo.

-¿Este año volvés a Pol-ka, con Dady Brieva?
-Sí, sigo en Pol-ka, con una comedia que probablemente se emitirá a las 21 a partir de agosto. Estoy re contenta y tratando de construir el personaje. Probablemente lo trabajemos con un coach (entrenador particular).

-¿Cómo será tu personaje?
-Una mujer de clase media baja. Es una chica casada con el personaje que interpretará Gustavo Garzón. Canta en un coro, tiene muchos miedos, muchas debilidades (baja la voz, casi susurra) pero es una chica que va al frente como puede, desde su inseguridad; es muy predispuesta, muy amiga, muy humana. Es una buena mina, que de casualidad y por la causalidad se encuentra con este personaje de Dady Brieva. Se hacen íntimos amigos y de esa amistad nace el amor. Va a ser una historia muy linda.

-¿Competirán con Los Roldán?
-Eso dicen...uno nunca sabe (risas).

-¿Cómo te sentís frente a esta nominación al Martín Fierro?
-Estoy feliz. Trato de vivirlo con la mayor humildad porque hace años era una espectadora más, una estudiante de teatro. Miraba la entrega de los premios y siempre decía...mirá si alguna vez estoy ahí sentada. Y ahora estoy nominada como ¡Mejor Actriz protagonista de telenovela! ¡Es lo más! Y en la misma terna con Julieta Díaz y Carolina Fal, dos actrices de mi edad a las que admiro, me parecen una más talentosa que la otra. Es un placer. Obviamente que quiero llevarme el premio, pero ya el hecho de estar nominada me hace re feliz. Algo que quiero destacar realmente, es que me encantaría ganar y subir al escenario para agradecer sinceramente a todos los que me ayudaron a crecer el año pasado, gente que te mencioné antes que confían en mí (lagrimea) como imagen-, como persona o como un producto, depende de cómo lo vea cada uno.

-¿Cuál es tu meta profesional?
-No tengo metas, pero lo que busco es hacer personajes que no tengan nada que ver conmigo.

-¿Y en lo personal, cuál es tu sueño?
-Soy Susanita: sueño con formar una familia, tener hijos, viajar mucho y estar siempre rodeada de la gente que quiero.

Cuidados y belleza
-Hablemos de belleza ¿Cómo cuidás tu cuerpo?
-Soy re normal, Diana (Cugri)me reta mucho para que coma bien, pero a veces una hamburguesa me permito. Trato de lunes a viernes de comer sanito, tipo tartas y de tener como reglamento los dos litros de agua por día.

-¿Hacés gimnasia, yoga o pilates?
-Este tiempo que no estuve grabando fui todos los días al gimnasio Fisical porque sabía que después viene el tiempo de no poder hacer nada...

-¿Qué rutinas practicás?
-Hago spinning y rutina de complementos. Pero este año tengo como meta tratar de ir mínimo tres veces por semana.

-¿Además de ir al spa, usás productos de belleza como cremas, sales de baño o aceites?
-Si, me encanta usar estos productos. No soy obsesiva, uso las cremas que me receta Diana: nutritivas para la cara y cuerpo; también para la celulitis.

-¿Tomás sol?
-Casi nada. A fin del año pasado hice como una ducha solar pero no soy de tomar sol. Menos ahora que Diana me está haciendo peelings.

De gitanas y cachitos
-¿Cómo repercute esta imagen de mujer fuerte en los otros?
-No sabría decirte si esta imagen me aleja de los hombres o no. Pero en la primera de cambio cuando un hombre o una mujer me conoce saben que soy hiper relajada, que esa imagen de mujer fuerte y sensual es una primera imagen que por medio de este cambio de look estoy tratando de suavizar.

-Tenés un perfil bajo…¿no salís de noche?
-No, no me gusta mucho. El otro día una amiga me invitó a una inauguración de un boliche en Palermo y me sentí sapo de otro pozo, porque había muchas chicas y hombres, super producidos y yo había ido en jeans y zapatillas, me senté tranquila a comer. Finalmente la pasé bien porque estuve mirando la gran producción de todo el mundo. Me gusta más ir a la casa de amigos, reunirme para cenar o ir a algún teatro.

-¿Cuál es la prenda infaltable en tu guardarropa?
-(Carcajadas) Los chicos que me manejan la imagen hace días fueron a ver mi placard porque yo les expliqué que tenía mucha ropa, pero que no sabía combinarla. Fueron y desecharon la mitad de lo que había. ¡Obviamente que la voy a regalar! Me decían: -no podés tener esto- La verdad es que tenía ropa pasada de moda: por ejemplo unos catsuits blancos de hace mil años.

-¿Cuál es tu debilidad a la hora de comprar?
-Todo. Yo flasheo, veo algo que me gusta y me lo compro, pero después no sé como combinarlo. O me salió re caro, lo compro y como no sé con qué usarlo, lo dejo y termino olvidándolo porque finalmente pasó de moda.

-¿Cuál es el objeto que está siempre en tu cartera?
-El celular.

-¿Perfumes?
-¡Siiiiiii!, soy fanática. Uso mucho colonias de bebé, me ducho casi con colonias. No recuerdo las marcas, pero me gustan las que tienen aroma a jazmín.

-¿Estás a favor de las cirugías estéticas?
-Sí, totalmente a favor.

-¿Te hiciste alguna?
-No, no me hice ninguna, pero creo que cuando me haga alguna tampoco lo voy a decir. Es algo íntimo que lo tenés que hablar con tu gente y punto. Si sale en una nota, bueno… no importa, pero no me gusta la gente que otorga entrevistas porque se hizo un retoque. Tampoco me agrada la cirugía cuando pasa a ser una transfomación que convierte en irreconocible a una persona. Esta buena cuando te puede ayudar.

-Me quedó una pregunta… aunque sabemos que no te gusta hablar mucho de tu intimidad. ¿Está próxima la concreción del sueño de Susanita?
-¡Faltan años! Para mí el proyecto de Susanita es casarme y tener hijos. Y por ahora ni lo pienso (risas).

Revista Luz (04/06/2004)