Entrevistas


Contracara - Diario La Razón (14/06/2004)


Romina Gaetani, que hace la obra "Seda", tiene otro look respecto del visto en "Soy gitano". En agosto regresa a la TV con Brieva.

"Ay, sí, disculpame. Haceme una gauchada. Sentate en el barcito y pedí un feca".

Así, con el rioba impregnado, se la oye por el celular a Romina Gaetani —la actriz mediática en "Soy gitano"—, que remarca ese otro yo, impropio y ajeno, y también infrecuente, de las jóvenes e inaccesibles precoces divas que hoy pueblan la pantalla chica.

Un ratito después, algo sofocada y resfriada, llega al barcito del Teatro de la Comedia, donde protagoniza "Seda" (ver aparte). A primera vista, luce irreconocible. Nada que ver con aquella poderosa Afrodita de la tele, en la que los efectos artificiales (léanse maquillaje, extensiones, vestuario, luces...) dibujaban a otra persona, imponente, sí, pero más pirotécnica que otra cosa. "Prefiero lo natural, si por mi fuera, me agregaría apenas un toquecito de rímel". Con una grata palidez, otro peinado, cabello castaño claro, y algunos kilos de menos, Romina es decididamente otra. Es la contracara de la Isa que se revolcaba con el personaje de Osvaldo Laport el año pasado... Hay un evidente cambio de perfil. "Y es lógico. Ahora hago teatro, soy una chica seria", dice con sorna, y agrega: "Es un vuelco esencial para mi carrera". Pide un capuccino y, a las disculpas por la demora, cuenta que su psicólogo la retrasó.

- ¿Cómo es el balance del primer semestre del año?-
Absolutamente positivo. Estoy muy bien, contenta conmigo, más calma, con más tiempo... Creo que alejarme de la televisión me permite tomar distancia y capitalizar todo lo vivido en 2003, que fue frenético.

- ¿Cuál fue el principal cambio como actriz?-
El poder elaborar diferentes textos... La televisión tiene otros ritmos que no tienen nada que ver con los del teatro. Pero esto no me sorprende porque yo estudié teatro y porque debuté en las tablas junto a Pepito Cibrián.

Romina, que pondera el hecho de estar más sosegada para estudiar canto, para leer y, además, para poder dialogar con su interior, volverá al vértigo cuando empiece el mes que viene a filmar "Los secretos de papá", que encabezará Dady Brieva y arrancará en agosto, por Canal 13, en reemplazo de "Los pensionados".

- Entonces, pudiste comprobar que se puede vivir sin hacer TV...-
Totalmente. Pero —aclara— nunca pensé lo contrario. Jamás me dio miedo la posibilidad de estar fuera de la pantalla. De verdad.

Gaetani tenía previsto arrancar 2004 con el unitario "El hombre que volvió de la muerte", proyecto que quedó para 2005. "Lo tomé con naturalidad y me dije: ''¿Por qué un actor no puede vivir perfectamente sin hacer tele?''".

- ¿Qué temores sentiste al volver a las tablas?-
Ninguno. Creo que tranquiliza saber que una está a la buena de Dios. Podés caerte, furcear, olvidarte la letra. Entro atenta y relajada, dispuesta a dar lo mejor.

- ¿Sos de las que pregunta "por qué te llaman" para tal proyecto?-
En este caso sí. Comentaron que vieron mi laburo en televisión y además, es como que estoy muy confiada, me la creo. Que me llamen para un laburo tan opuesto, es como un mimo al alma.

- ¿Sos de creértela?-
Para nada. Es que sé lo efímero de mi profesión. Hoy sos tapa de una revista y mañana no servís más. Lo concreto es que a mí me gusta ser actriz y estoy aprendiendo que esta carrera no requiere de tanta exposición.

En "Los secretos de papá", Gaetani será Eugenia, una chica que canta en un coro, de perfil bajo, humilde, sumisa y temerosa, que está casada con Federico D''Elía. "Hasta que conoce al personaje de Brieva —explica—, quien quiere extraer a la verdadera mujer que se esconde debajo de esas capas".

- Además de los nervios de cada comienzo, existe la presión de levantar el rating que dejará "Los pensionados"...-
Ese es un tema que tiene que preocuparle a (Adrián) Suar. Yo pienso sólo en hacer mi laburo.

- ¿Estás al tanto de la TV actual?-
Casi no veo. Es como que me quiero abstraer de ese mundo.

- ¿"Soy gitano" fue un punto de inflexión en tu vida actoral?-
En los cuatro años que llevo en la tele fue el de mayor popularidad.

- A partir de esa tira, protagonizaste zafadas producciones en diversas revistas. ¿Volverías a hacerlas?-
No —afirma contundente y recuerda aquellos momentos—. Yo, por no ser conflictiva y por ingenuidad, decía ''está todo bien''. Yo pensaba que el foco de la cámara estaba en otro lugar y después me enteraba de la verdad con las imágenes publicadas. Más allá de que me hago cargo, porque yo me puse un vestuario audaz, me dio un poco de vergüenza verme en esas fotos.

Diario La Razón (14/06/2004)