Entrevistas


Los secretos de Romina - Revista Paparazzi (09/2004)


La actriz atraviesa un mail momento personal. Otra vez ocupada full time por su trabajo - y tal cual como pasó cuando protagonizaba Soy Gitano - está viviendo una nueva crisis de pareja con Diego Suárez, su ¿ex? novio. Hoy, Dady Brieva es un gran compañero y apoyo.

Sí, otra vez. Ya le ocurrió a comienzos del 2003, cuando el éxito de Soy Gitano estaba arrancando. Lo mismo le pasó cuando fue tapa de Gente, en el mes de julio del año pasado, y todos los medios querían tenerla en su portada por ser la chica hot del momento. Una situación similar se dio cuando el año estaba terminando, y la telenovela de Pol-ka pasaba por un gran momento. "¿Qué le pasó? Es muy fácil. El trabajo la inestabiliza emocionalmente y entra en crisis con todo el mundo. Con sus viejos, con sus compañeros de trabajo, con su pareja, con los asistentes. Y bueh... Así terminó, ¿Preguntale a algunos de los que trabajaron con ella cómo fueron los últimos meses? La venció el estrés, y eso es lo peor que te puede pasar en este mundo", dice una persona que la conoce muy bien.

SOLA, MUY SOLA. Hace poco más de dos meses, Paparazzi encontró a la actriz junto a Diego Suárez, por entonces su ex novio. ¿A dónde iban? A la casa del productor. Sí, Romina había abandonado la casa de sus padres, en Olivos, para volver a convivir con su pareja. Luego de algunas charlas, cenas y mimos, llegaba la reconciliación. Sin embargo, esa convivencia no duró mucho.

Por estos días, la protagonista de Los secretos de papá vivió un cortocircuito con sus seres más cercanos, entre ellos su novio. Y la vuelta a la casa de sus padres no tardó en producirse. Una vez más, Gaetani volvió a su departamento de soltera con los bolsos en mano. "No sé que le pasa, se la ve rara, distinta. No es la misma Romina de antes", aseguraron allegados. Desde la separación de su novio, entonces, Romina prefiere las caminatas en soledad, y poner la energía en su papel protagónico en Los secretos de papá. Además, en ese ámbito encontró a su mejor compañía estos días. Dady Brieva, su compañero de elenco, se convirtió en su gran amigo y apoyo actual. Con él como aliado, Romina intenta dejar atrás la tristeza por el final de su noviazgo.

Revista Paparazzi (09/2004)