Entrevistas


Si encuentro al hombre de mi vida, largo todo - Revista Pronto (12/2004)


La protagonista de Los secretos de papá cerró el desfile de Jorge Ibáñez vestida de novia, y aunque está sola, se ilusiona con la idea de "encontrar un alma gemela; alguien con quien llegar a viejitos".

"Estoy muy feliz por cerrar el desfile vestida de novia. Ya había significado muchísimo haber participado de la edición anterior, aunque no haya sido la novia", cuenta Romina Gaetani, quien con su belleza y su físico de modelo fue la encargada de lucir una exquisita pieza en satén de seda natural blanca, bordada a mano, con detalles en verde agua en el desfile de Jorge Ibáñez, en el Palacio San Miguel. Lo único que le faltaba a la protagonista de Los secretos de papá para ser la novia perfecta era, justamente, el novio. "No sé si me voy a casar. No porque no sea capaz de conseguir el marido, porque creo en eso de encontrar un alma gemela, alguien con quien llegar a viejitos y vivir felices para siempre. Pero entrar a una iglesia o firmar un papel no hace a una pareja. Eso es algo que tiene que surgir". ¿Las cualidades de su príncipe azul? Romina enumera: "Respetuoso, fiel, honesto, divertido, buen mozo y, sobre todo, muy buena persona. Ese es mi ideal", sintetiza. Y que quede claro: Romina no le echa la culpa de su soltería al trabajo. "No estoy de acuerdo con eso de priorizar la profesión. Prefiero dejarme llevar por lo que surja. Si hoy encontrara al amor de mi vida y tuviera un hijo, estaría perfecto y me dedicaría a mi carrera más adelante", dice más relajada que nunca, después de pasar el fin de semana en Punta del Este, alojada en el Hotel Conrad, donde presenció el show de su ídola, Donna Summer. Gimnasia, playa, pileta y mucho descanso completaron una estadía espectacular, en la que la Gaetani cargó las pilas para volver a las grabaciones y calzarse por primera vez un vestido blanco. Aunque todavía no haya encontrado al amor de su vida.

Revista Pronto (12/2004)