Entrevistas


Por Romina baila el mono - Revista Pronto (02/01/2006)



Gaetani y Diego Dalvia, enamoradísimo
Por Romina baila el mono

Se conocieron hace dos meses en una fiesta que dio Nicolás Repetto en su casa. Romina venía con el corazón lastimado luego de su ruptura con Fena Della Maggiora. El Mono le ofreció consuelo. Hoy veranean en Uruguay como una pareja constituida.

Había quedado despechada Romina Gaetani luego de su ruptura sentimental con Fena Della Maggiora. Pero el amor le dio una segunda oportunidad, mucho antes de lo que su deprimido corazón hubiera soñado. Hace casi dos meses la actriz fue invitada a una reunión de amigos en la casa de Nicolás Repetto y Florencia Raggi, compañera de elenco en la obra Cinco mujeres con el mismo vestido, que se estrena el 11 de enero en el teatro Maipo. En aquella ocasión también estuvo presente Diego Dalvia, conocido en el ambiente como el Mono, un ex RRPP y actual productor musical que fue pareja de la modelo Dolores Moreno, y padre de su hijo Felipe. El feeling entre Dalvia y Gaetani fue inmediato, tanto es así que charlaron casi toda la noche. A los pocos días, también con Repetto y Raggi, coincidieron en la fiesta de Creamfields y allí oficializaron el romance. La relación creció a pasos agigantados desde aquella noche, y desde entonces, la pareja parece no despegarse ni a sol ni a sombra.
La semana pasada, después de festejar Navidad en Buenos Aires, Romina y Diego se hicieron una escapada a las tranquilas playas de La Pedrera, en Uruguay, donde se quedaron cuatro días descansando. El 30 de diciembre se trasladaron hasta Punta del Este, donde se alojaron en la casa del relacionista público Gaby Alvarez y en la chacra de mar de Nicolás Repetto. En la ciudad esteña, la vida de la nueva pareja se repartió entre las visitas sociales a amigos en común y algunos momentos de intimidad. Romina y el Mono, junto a Nico y Florencia, salieron a cenar con Charly García y Alan Faena al Buda Bar, donde se quedaron charlando hasta altas horas de la noche. En las distintas recorridas nocturnas también frecuentaron el restaurante Selena, ubicado en La Barra. Pero la vida de playa no se quedó atrás. Los días en que se alojaron en la casa de Repetto en La Boyita aprovecharon al máximo las desoladas y amplias playas, y cuando quisieron estar en lugares más concurridos, no dudaron en hacerse una escapada al parador Movistar Montoya Beach. Allí fueron vistos el pasado sábado por la tarde, prodigándose mimos y besos en los amplios camastros del lugar, sin importarles demasiado las miradas poco discretas de los veraneantes anónimos.
Pero el descanso frente al mar no fue lo extenso que ambos hubieran querido. Después de celebrar Año Nuevo con sus amigos, Gaetani regresó a Buenos Aires por la obra de teatro, y Dalvia se quedó en Punta, donde producirá los eventos musicales de la nueva disco Purple. Cuando el verano llegue a su fin, a Romina y a Diego les sobrará tiempo para volver a ser inseparables.

Revista Pronto (02-01-2006)