Entrevistas


La tira refleja que... - Diario La Capital (01/08/2010)


La tira refleja que todavía puede haber justicia en la sociedad en la que vivimos

Es el rostro más sensual de la televisión argentina. Romina Gaetani recibe un primer plano y sus labios no tienen nada que envidiarle a la carnosa boca de Angelina Jolie. Ella lo sabe y a fuerza de buenas interpretaciones en la pantalla chica se ganó un protagónico de peso en “Botineras”, una de las ficciones más importantes del año. “El mensaje de «Botineras» es que la justicia es posible”, dijo la actriz a Escenario en un alto de las últimas grabaciones de la tira de Telefé.

Habla pausado. Interrumpe la charla porque tiene que coordinar algo para la próxima escena, pide disculpas, dice “ahora sí” y espera las preguntas tranquila. La misma paciencia es la que muestra Laura, su personaje en “Botineras”, que es capaz de sortear cualquier obstáculo para lograr su objetivo. Incluso puede mutar en otra personalidad, Mía, para sacarle la careta a un empresario nefasto, el Tato Marón (Damián De Santo).

La dualidad interpretativa no le resultó dificultosa: “No me costó interpretar dos personajes —indicó—. Fui comprendiendo qué exigía cada uno en el marco de la trama y los incorporé naturalmente”.

Claro, lo que también cambió en la tira fue el guión. La ficción se inspiraba en la comedia y en las historias de las bellas mujeres que son seducidas por los futbolistas y tenía apenas un disparador en un caso policial, ya que el Chiqui (Nicolás Cabré) aparece en el primer capítulo como un jugador de fútbol sospechado de un asesinato de otro crack famoso. Pero al poco tiempo de aire se decidió cambiar a los guionistas y la historia se volcó al policial. Los resultados están a la vista, “Botineras” se convirtió en uno de los tres programas más vistos de la televisión argentina, y eso que compite contra éxito como “ShowMatch”.

“Tomamos el cambio que pedía la gente, se cambió de óptica rápido y resultó. Fijate que a los tres meses apenas la novela cambió al policial y la historia se enriqueció”, comentó Gaetani, en un tono cómplice.

Con la misma sensualidad con la que conquistó primero al Chiqui Flores y después a Javier Salgado (Pablo Rago), la actriz que conoció la popularidad a partir de su rol de Isa en “Soy gitano” confesó que lo difícil que fue poner el foco en otra pareja protagonista. “Quizá fue un riesgo, que lo supimos asumir, pero la gente lo aceptó. Y es más, rindió mucho la pareja de Laura con Salgado, por eso quedó”, destacó.

“En quince días terminamos de grabar, porque el fin de la tira está pautado para mediados de agosto. Te puedo asegurar que habrá algunas sorpresas”, adelantó la actriz, sin ocultar que sus palabras sumaban un poco más de suspenso a una trama que, capítulo a capítulo, siempre agrega datos reveladores e insospechados sobre algunos personajes que parecen tapas de revistas y que son terribles asesinos.

“La novela tiene hechos que muchos pueden asociar con algunas cosas de la vida real, pero no hay que olvidar que, fundamentalmente, estamos haciendo una ficción”, advirtió Gaetani para dejar en claro que la frase “cualquier similitud con la realidad es pura coincidencia” tiene en este caso más fuerza que nunca. Aunque muchos piensen otra cosa.

Gaetani no tiene dudas a la hora de evaluar cuál es el mensaje que deja la telenovela en la gente: “La justicia, ése es el mejor mensaje que tiene «Botineras», de alguna manera la tira refleja que todavía puede haber justicia en esta sociedad”. Y claro, todo esto enmarcado en algo que si no está, la telenovela se cae y es una buena historia de amor. Algo que “Botineras” lo supo explotar no sólo entre los principales protagonistas, sino también en el romance homosexual entre dos personajes secundarios, El Flaco Riveiro (Cristian Sancho) y Lalo Roldán (Ezequiel Castaño), que sirvió también para que la tira tenga mayor exposición mediática.

Luego de dos años intensos de trabajo en la pantalla chica, ya que viene de hacer “Don Juan y su bella dama”, también en Telefé, en la que interpretaba a Josefina Molina, la actriz siente que llegó el momento de parar un poco el ritmo. “No hago tira hasta el año que viene, ya lo tengo decidido”, destacó con el evidente signo de saturación laboral que provocan una docena de horas de grabación por día, el tiempo promedio que exige cada tira que se realiza en la Argentina.

Al hacer un racconto desde el “boom” de “Soy gitano”, junto a Osvaldo Laport y Julieta Díaz en 2003, a este presente, Gaetani sólo hizo hincapié en sus preferencias profesionales a la hora de seleccionar las propuestas que le llegan. “Elijo las cosas que me gustan, no las que me conviene”, destacó y trascartón comentó cuál es el proyecto que la tiene entusiasmada, nada menos que algo vinculado con el séptimo arte.

Se trataría de su debut en cine en una película de Victoria Carreras que se comenzará a filmar a la brevedad. “Interpreto a una abogada que tiene que intervenir en el caso de una violación, y estoy muy entusiasmada con el proyecto”, destacó la actriz.

Diario La Capital (01/08/2010)