Entrevistas


Creo en el amor para toda la vida - Revista Caras (23/02/2011)


Romina Gaetani, enamorada
Por Mariano Del Priore

Aunque nunca se le haya ocurrido consultar las predicciones sobre su futuro antes de tomar alguna decisión seguramente Romina Gaetani (33) se debe de haber sorprendido al ver cómo su presente coincide plenamente con lo que el zodíaco anticipa para los arianos: "Júpiter, que es el planeta de los beneficios, pasará por Aries de enero a junio". Y es que a su protagónico en "Herederos de una venganza", la tira que ocupa el prime time de la pantalla de el Trece, se suma cada vez más consolidada su relación con el relacionista público Hernán Nisenbaum (44), que acaba de cumplir un año. "Estoy viviendo un gran momento profesional y emocional, en todo sentido, resume la actriz, para luego enfocarse primero en el plano laboral. "Elegí esta propuesta por muchas razones. La vuelta a Pol-ka, el estar junto a Luciano Castro, que está pasando un muy buen momento profesional, volver a trabajar con compañeros como Betiana Blum. Y también la historia, cuando Marcos Carnevale me habló del libro me convenció, porque más allá de ser un culebrón suceden muchas cosas, ficcionadas al mango, pero que tienen que ver con la realidad", comenta sobre las razones que la llevaron a ponerse en la piel de Mercedes Leiva. "Del personaje me atrapó todo, me pareció muy divertido. Y, además, se parece mucho a mí, porque es avasallante, cabeza dura, va al frente, es impulsiva, romántica, super sensible, vulnerable, me define bastante", reconoce en relación con las similitudes que encuentra con su papel en la novela. "Siempre te sorprende, porque una nunca sabe. El termómetro es el público, pero yo estaba muy confiada, todo cuadraba para que fuera un éxito, responde cuando se la consulta sobre si esperaba semejante repercusión en la gente, y, feliz, agrega. "En la calle me hablan mucho de la novela, me preguntan sobre la historia. Eso te da la pauta que les gusta, que la gente la ve".

Claro que su buen momento no se circunscribe exclusivamente al campo profesional, y ella misma se encarga de aclararlo. "Hace un año que estoy con Hernán", cuenta en referencia a su noviazgo, y su sonrisa y la forma en que se le ilumina la mirada al nombrarlo hablan por sí solos de sus sentimientos. "Estamos conviviendo. Es todo un desafío, porque es la primera vez que lo hago, al mismo tiempo, es un trabajo del día a día, de seguir estando conectado con el otro y no perder el fuego, ni las ganas de dialogar. Que todo con lo que sedujo en un principio se pueda seguir sosteniendo". aclara sobre lo que representa para ella el hecho de, por primera vez, vivir esa experiencia con un hombre. "Hernán es una gran persona, muy sensible, un hombre con todas las letras, con muchas ganas de crecer como yo en todo sentido. Y es alguien inteligente y con mucho humor, por eso creo que tiene muchos condimentos que hacen que la convivencia sea mucho más divertida y llevadera", afirma sobre las características que ella encontró en su pareja para confiar en que este proyecto que iniciaron juntos pueda llegar a buen puerto.

Y, aunque la palabra casamiento no está prohibida en su diccionario, tampoco tiene una definición al respecto. "Del casamiento hablamos, pero no es algo que estemos planeando ya mismo. Por el momento, disfrutamos muchísimo conocernos, me parece que una no puede hablar de matrimonio si todavía no terminaste de conocer bien a la otra pesona, así que estamos en esa etapa. Por eso, prefiero el amor y no una boda", sostiene, al tiempo que aprovecha para dar su visión personal respecto de lo que representa para ella el paso por el altar. "Creo en el casamiento, en el amor para toda la vida, junto al compañero que he elegido. Dehecho, tengo a mis padres que están desde hace cuarenta y pico de años juntos. Me encantaría formar una familia y a Hernán también, pero no hablamos puntualmente de ceremonia ni de fechas", subrayó. Lo que sí tiene decidido es convertirse en madre, más allá de pronunciar o no en algún momento el "sí, quiero". "Me encantaría tener hijos. No sé como sería como mamá, creo que una recién se da cuenta cuando llega el momento, pero me imagino compañera y amiga, y a Hernán lo imagino igual en ese aspecto", aseguró.

Mientras como ama de casa se define "regular cuando estoy haciendo una tira", y confiesa: "Como buena tana, mi especialidad en la cocina son las pastas", Romina asegura que en su tiempo libre le encanta estar en familia, mirar series y salir a comer, y que su espacio para encontrarse como pareja, debido a lo apretado de la agenda de ambos, generalmente es la cena. "Es el momento que encontramos para estar juntos, que miramos la novela, donde podemos chusmear sobre nuestras cosas", cuenta. Y, aunque en cuanto a los celos asegura: "estamos empatados", también reconoce que: "Cuando algo nos molesta, o no nos parece, lo hablamos. Él confía en mí, si no no podríamos estar juntos con el trabajo que tenemos, ya que él también está muy expuesto", concluye sobre el tema.

Más allá que no son matrimonio, Gaetani y Nisembaum funcionan como tal, y por eos, mientras la actriz se permite trazar un paralelo entre boda y convivencia, aprovecha para enumerar cuáles son, a su juicio, las claves que ella encuentra para que la pasión no se extinga.

"Una se va reinventando todos los días para seguir conectada con su pareja, me parece que esa es la clave. Seguir conectada con tu pareja, con lo que una siente por el otro, con las ganas de seguir estando. Yo no soy de las que creen que el matrimonio atenta contra la pareja, por eso digo que en la convivencia, más allá del matrimonio en sí, una tiene que estar atenta y pendiente de esos detalles, para que la costumbre no mate las ganas de estar con el otro", reflexiona. "Ambos tenemos deseos de formar una familia, más allá de que nos casemos o no. No es que hablamos de casamiento, hablamos de lo que nos pasa con el otro, de que nos gustaría formar una familia, pero no es que vaya a suceder enseguida, porque nunca se sabe. No sé si nos vamos a casar algún día, lo único que sabemos es que tenemos ganas de estar juntos", agrega.

"Un día me había invitado a un show de Coldplay, nos vimos, y ahí comenzó nuestro amor", resume sobre esta historia que ya cumplió su primer año de vida, y que, a juzgar por lo que se desprende de sus propias palabras, tiene pronóstico de seguir hasta el resto de sus días. Porque, a diferencia de lo que le toca vivir a su personaje en la tira, ella no encuentra trabajas de ningún tipo para vivir su amor junto al hombre que ama. Y, a pesar de lo que esta vez indiquen los astros, tanto en lo profesional como en lo afectivo Romina parece tener todos los planetas alineados en su favor.

Revista Caras (23/02/2011)


000webhost logo