Entrevistas


Soy la chica sexy de la tele, pero también tengo contenido - Revista Gente (16/05/2017)


La actriz y cantante de La Rayada - banda de rock que integra con su pareja, Oski Rigui - se suma a Greenpeace y lidera el reclamo por la ambientalista asesinada Berta Cáceres. Aquí revela que hoy encarna proyectos en los que cree, que las mujeres "no somos sólo cinco kilos de más" y que si aún no fue madre es porque no quiso.
Por Ana Van Gelderen

En el atelier de Elsa Serrano, a metros de Avenida del Libertador, Romina Gaetani (40) jura que hace años que quería sumarse a Greenpeace, pero no sabía cómo hacerlo. "Me daba pudor", asegura. Ahora ¿quién le cree eso de la timidez? Porque Romina es estridente, decidida, pensante e histriónica, y además, pura seducción. "A fines del año pasado me llamó Raquel Flotta (representante de artistas) y me propuso hacer un spot sobre Berta Cáceres, una activista ambiental hondureña que fue asesinada. La sentí cercana. Siempre me interesaron las culturas de Latinoamérica y la naturaleza. Me ponía la mochila y salí a recorrer. Será porque desde hace más de diez años hago meditación y tengo mucha conciencia sobre el daño que el ser humano puede hacerle a la Tierra. Las cosas no se dan porque sí... Esta propuesta me llega en el momento justo", reflexiona.

-¿En qué sentido?

Estoy en un nuevo momento de mi vida. No creo en las casualidades, sino en las causalidades. Ya no tengo miedo de decir lo que pienso o siento. Tomé conciencia. No podría usar ese tapado de piel o esa cartera de cuero de marca que servía para entrar a cierto círculo social. No es que uno cambie de la noche a la mañana; debe hacerlo lentamente. Mi consejo es que si sos muy carnívoro, de a poco empieces a consumir menos carne.

-¿Vos no comés nada?

Muchísima menos... Creo en acompañar las palabras con la acción, pero sobre todo con la verdad. Yo podría caretearla, decirte que no como carne y después irme a una parrilla. Pero todo empieza por tomar conciencia. Y, de a poco, sacar el cargador del enchufe si no está cargando, no dejar el agua corriendo, separar la basura...

LA CAMISETA PUESTA.

Entre scon y scon, Gaetani asegura que hace deporte "porque desata un químico que me da felicidad, no para estar flaquísima". Y apunta que le viene bien ahora, porque en quince días empezará a filmar una película, Todavía, de Tomás Sánchez, con Betiana Blum y Pablo Rago. "Habla del renacer y de la importancia de la familia... como Greenpeace", remata y vuelve a la organización, como lo hará una y otra vez a lo largo de la charla.

-Volvés al cine después de varios años volcada a la música.

Sí, porque la actriz no está en Greenpeace. Después de cada acción o spot termino llorando. No actúo. Yo siempre fui vergonzosa ante el escenario y la cámara.

-No parece...

¡En serio! Cuando hice el spot de Berta Cáceres me temblaban las piernas. Y en la música, al igual que en Greenpeace, no actúo. Ahora estamos sacando el segundo disco de La Rayada, mi banda. Tiene muchas letras mías. Me permite volcar mi energía masculina, todo lo que proviene de haber escuchado a Spinetta, a Zeppelin, a Doors... Este trabajo me encuentra en un "estado Greenpeace", con un padre fallecido y después de mucha introspección y sanación.

-¿Hay mucho de autobiográfico?

Sí. Tiene que ver con caer y levantarse. Con no tener miedo a dar en abundancia, por más que la piedra siga en el zapato y no todo sea perfecto. La Rayada nombra la palabra "droga" porque no hay que dejar de mencionarla, sino saber qué provoca para después no necesitarla.

-¿Me equivoco si digo que estás haciendo cosas en las que creés, en lugar de tiras de tele que pagan muy bien pero no te representan?

Eso es lo que me pasa. Igual, en un momento estuve peleada con la chica sexy de la tele. Hoy ya no. Soy esa chica, pero también tengo un contenido. Puedo actuar, cantar y también hacer un documental de un año en el Amazonas. Es decir que haría felizmente una tira de Pol-ka, pero preferiría que fuera sólo un aparticipación, para poder dejarla si me sale un documental. Amo actuar, pero necesito decir más cosas, no enfrascarme en la protagonista de la tele que cumple con los cánones sociales. Las mujeres hoy estamos muy atacadas. Si engordaste, si hacés toples, si hablaste de más...

-¿Te definís como feminista?

No, ni tampoco soy machista. Es hermosa la energía masculina, tanto como la femenina. Pero son distintas. Hay que respetarlas. Unidos somos hermosos. Podemos tener hijos.

MUCHO MAS QUE CINCO KILOS DE MAS.

Romina tiene cinco años en pareja con Oscar Righi - Oski (56) -, ex guitarrista de la Bersuit Vergarabat y hoy su compañero en La Rayada. "Es mi relación más larga. Nunca había pasado los dos años. Trabajamos y vivimos juntos. Cocina muy bien. Yo limpio", señala cuando la charla se interrumpe porque entra alguien a saludarla después de haberla visto por la ventana. "Es Alejandro Lavallén, que me dirigió en La momia", apunta Gaetani después de los besos y los abrazos. La obra teatral estuvo sólo dos meses en cartel, el último verano.

-Se dijo que terminaste mal con el elenco.

No es cierto. El contrato era hasta marzo. No sé por qué se armó semejante escándalo y me agarraron d epunto... Y hablando del maltrato hacia la mujer, quiero decir que no somos cinco kilos de más o de menos, sino mucho más que eso. Me acusaron de estar gorda. Yo estaba normal, como cualquier persona. Ya no me importa ni me lastima.

-¿Cómo estás de salud, después de los ataques de pánico que sufriste?

Tuvieron que ver con el fallecimiento de mi padre hace tres años. En el libreto de Noche y día me escribieron lo mismo que me pasaba en la vida real. No lo podía actuar. Salía de grabar y ahí tenía el ataque de pánico. Hablé con Adrián Suar y le pedí irme. Le estoy agradecida.

-¿Tus planes inclyen hijos?

Sí. Pero si no llegaron hasta ahora es porque no quise. Ya lo resolví en terapia. Porque siempre deseé ser madre, pero no tuve parejas muy duraderas. Con el tiempo me di cuenta de que tal vez no lo deseara tanto, ni tampoco formar pareja... Soy sincera conmigo misma. Me gusta estar en familia. La mía fue modelo. Tengo el patrón. Si mi marido se va afuera, dejo todo y me voy con él... Si no sucedió es porque no quise.

-¿Es decir que no es un plan a corto plazo?

Ni idea... Si todavía me estoy cuidando, es porque no quiero. Ahora pienso disfrutar de La Rayada y de esta nueva peli que se viene.

Revista Gente (16/05/2017)